Testimonio de Angie como Madre Subrogada

El bebé nacería el sábado 5 de septiembre, un día que todos esperábamos ansiosamente, pero el día llegó y se fue con sólo unas pocas contracciones leves e irregulares. Con mis dos «guardianes» (mis propios hijos biológicos) el trabajo de parto comenzó espontáneamente en mi semana 39, así que nunca pensé  que llegaría a las 40 semanas con este precioso bebé cuya edad gestacional conocíamos hasta el día de hoy. También estaba el estrés añadido de que quería desesperadamente un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) y mi médico estaba de acuerdo siempre y cuando comenzara el trabajo de parto por mi cuenta antes de la fecha prevista. Gracias al festivo del Día del Trabajo y a la programación del hospital, pude posponer la programación de la cesárea para 5 días después de la fecha prevista.

El sábado por la noche, estaba tan segura, o tal vez sólo esperanzada, de que el parto estaba cerca, que envié a mis hijos a dormir a casa de mi hermana. Me balanceé en la pelota de yoga, di largas caminatas, comí salsa picante y patatas fritas en el almuerzo, comí casi una piña entera e hice todo lo que se me ocurrió para que el trabajo de parto comenzara de manera segura y natural. Me fui a la cama alrededor de las 9:30 diciéndome a mí misma que necesitaba estar bien descansada para el maratón que estaba segura de que iba a correr. Me desperté a las 10:30 pensando, «¡Ya empieza!» Usé el baño y me acosté esperando otra fuerte contracción… luego me desperté de nuevo a las 11:30 pensando, «¡vamos ya empieza!» usé el baño, me acosté, me dormí… esto continuó cada hora toda la noche.

Finalmente, alrededor de las 3:45 am las contracciones continuaron y no se detuvieron. Inicié el temporizador de contracciones en mi teléfono y las cronometré por un tiempo, con 3-4 minutos de diferencia. Decidí ducharme mientras mi marido iba a la cocina a hacer café. Respiré y me moví lentamente durante unas 7 contracciones más durante mi larga ducha y cuando salí, decidí que era hora de despertar a mi doula, Ivette. Le envié una pantalla del temporizador de contracciones y me dijo que estaban por todas partes, que tal vez no era el momento. Le dije que había 7 no grabadas mientras estaba en la ducha. Cambió de opinión y se reuniría con nosotros en el hospital a una hora de mi casa. La pareja subrogante ya había empezado su estancia en un Air BnB a unos 15 minutos de nuestro hospital. Como mis partos anteriores fueron de 25 y 18 horas, asumí que este parto sería más o menos lo mismo. Le envié un mensaje de texto a Shannon para avisarle que el trabajo de parto había comenzado pero aún no había contactado a la pareja subrogante. Tenía toda la intención de ser yo la que avisara a la madre de la llegada de su bebé, pero tuve que prepararme para el parto y, de todas formas, afortunadamente se iban a enterar de lo que estaba ocurriendo.

Llegamos al hospital alrededor de las 6:30am y descargamos nuestras bolsas en un banco fuera de la entrada de maternidad. Realmente quería que mi marido y mi doula vinieran a apoyarme mientras intentaba mi PVDC, pero debido a las nuevas regulaciones para el parto y a pesar de que llamé a la oficina de parto y les rogué que me dejaran tenera a ambos conmigo, el hospital se mantuvo firme en que sólo podía traer una persona de apoyo dentro conmigo. Así que continué con las contracciones fuera del hospital durante un par de horas. Fue reconfortante poder agarrarme a los fuertes brazos de mi esposo mientras miraba fijamente a los ojos de Ivette que me recordaba cómo respirar en cada contracción que cada vez eran más frecuentes. El sonido del agua de la fuente y la fresca brisa del amanecer también eran elementos tranquilizadores que me habría perdido si hubiera estado dentro.

Alrededor de las 8:30 am se hizo evidente que era hora de entrar y que me chequearan. La siguiente hora la pasé en triaje con una enfermera respondiendo a lo que parecía un interrogatorio de mil preguntas y sin ninguno de mis apoyos conmigo. La enfermera me revisó el cuello del útero y me dijo que tenía 4 cm de dilatación. En ese momento me hundí, deseé que no me lo hubiera dicho. No estaba segura de tener la fuerza suficiente para aguantar las siguientes 12 horas de parto que seguramente me esperaban. Me dió la bata de hospital y la bolsa para mi ropa y me dejó cambiarme en privado. Me paré y sentí un goteo en mi pierna… Había roto aguas, por suerte estaba claro.

Cuando llegué a la sala de parto, la enfermera de triaje dijo que la matrona vendría pronto y me dejó sola. Empecé a entrar en pánico y le envié un mensaje a mi doula, «estoy en una habitación con mucho dolor». Sentí como si hubiera aparecido al instante. Nos dimos cuenta que el baño tenía bañera, pero como había roto aguas, sabíamos que no podía sumergirme en una bañera. A pesar de eso, la idea de que el agua pudiera calmar el dolor era demasiado irresistible y me metí de todos modos. Ivette apuntó un chorro de agua caliente por mi espalda y sobre mi vientre ¡y me sentí mucho mejor! Cuando la nueva enfermera entró, creo que se horrorizó de que estuviera en la bañera. Me dijo que saliera inmediatamente para que pudiera poner los monitores y como ya había tenido una cesárea anterior, los monitores tenían que estar puestos continuamente. Ivette pidió inmediatamente monitores inalámbricos para que pudiéramos seguir evolucionando en el parto en varias posiciones sin enredarnos en cables y cinturones. Al ponerme el monitor sentí un raspón en mi barriga, pero acepté con tal de poder caminar y arrodillarme y ponerme en cuclillas cuando lo necesitara.

Me revisaron a las 10:30 am y aún estaba de 4 cm así que me desanimé de nuevo y empecé a pedir medicamentos para el dolor para ayudarme a sobrellevar la situación. Mi doula me recordó que si me ponía la epidural de 4 cm probablemente acabaría con otra cesárea porque mi médico no me daría Pitocin para aumentar un parto que no evolucionaba por miedo a que mi útero se rompiera. Sabía que eso era todo lo que necesitaba oír para seguir adelante de forma natural un poco más. Entonces llegó el momento de hacer la prueba de COVID-19. Alguien vino con el largo hisopo blanco y me informó del proceso de toma de muestras. Momentos después de que ella comenzó a retorcer y girar el hisopo en la profundidad de mi nasofaringe, comenzó una contracción, mis ojos se abrieron, y la enfermera se retiró dejando el hisopo en su lugar mientras yo respiraba a través de él. Cuando se calmó, ella retorció el hisopo unas cuantas veces más para asegurarse de que había tomado bien la muestra y finalmente lo retiró. Ivette lo vio venir y cogío una bolsa mientras yo vomitaba todo lo que me quedaba en el estómago.

La siguiente vez que me revisaron, estaba de 6 cm y decidí que realmente quería algunos medicamentos intravenosos para relajarme y poder continuar con el parto. La enfermera salió a buscar los medicamentos e Ivette me ayudó a ir al baño, donde rompí un aguas un poco más, y se dió cuenta de que me empezaban las ganas de empujar. Cuando la enfermera regresó y estaba lista para administrarme los medicamentos por vía intravenosa, mi doula pidió que me revisaran nuevamente debido a que tenía ganas de empujar. Me sorprendió oír que había pasado de 6 a 9 cm en menos de una hora. La habitación empezó a cambiarse rápidamente, la cama se transformó, más gente entró en la habitación e Ivette videollamó a mi marido que estaba esperando en el aparcamiento del hospital. Recuerdo que estaba tan emocionada de que las cosas se movieran tan rápido pero también me sentí aterrorizada por las repentinas y casi insoportables contracciones. También deseaba desesperadamente que la madre del bebé estuviera allí pronto para presenciar el nacimiento. Ivette reconoció que estaba empezando a perder el control y pudo volver a centrar mi atención y mi respiración. Era hora de empezar a empujar. Quería empujar de lado y el médico insistió en que me acostara de espaldas. De hecho, discutí con él durante un tiempo pero finalmente acepté y empecé a empujar. La mamá del bebé apareció a mi lado. ¡Estaba tan feliz de verla! Continué empujando y le grité nuevamente al médico para que dejara de contar mientras me esforzaba por parir al bebé. Le grité al menos una vez más para que no me cortara cuando pensé que estaba a punto de realizarme una episiotomía sin el material necesario. Empujé durante menos de media hora. ¡Ivette me sostuvo la pierna derecha, la mamá del bebé me sostuvo la izquierda, mi esposo y el papá del bebé vieron juntos por video cómo la niña llegó a este mundo! Era diminuta y rosada y completamente perfecta, pesaba 3,5 kg y medía 47 cm de largo. Retrasaron el pinzamiento del cordón por un minuto mientras ella estaba en mi abdomen y su mamá y yo la admiramos y acariciamos. Cuando llegó el momento, su mamá pudo cortar el cordón umbilical. Ivette tomó unas hermosas fotografías de los primeros instantes de nosotras tres. Sé que atesoraré las fotos de esos preciosos momentos para siempre.

Deja una respuesta