Embarazada durante COVID-19: Entrega final de la historia de Annette

Mi último artículo terminaba en que yo veía la progresión de COVID-19 en la televisión. Era difícil de creer que fuera real. Pero el aislamiento que vivía y el tener que depender de las llamadas telefónicas y las videollamadas para ver a mis hijos más pequeños era evidencia suficiente de que esto realmente estaba sucediendo.

 

Cuando los días se convirtieron en semanas, supe que el final de la gestación estaba a la vuelta de la esquina. Durante mi estancia en el hospital, recibí muchas llamadas y mensajes de texto de BFI que aprecié mucho. Sabía que habrían estado conmigo de haberse podido. Una vez, Carol vino a mi habitación diciendo que tenía documentos para que los firmara y le dijo al personal que no podía simplemente dejarlos para firmar sino que tenía que estar ella presente. No estoy seguro de por qué le creyeron, ¡pero me alegro de que lo hicieran! No estoy segura de cómo lo logró, ¡pero también trajo hamburguesas del In-N-Out! ¡Mmm!

 

Poco después me enteré de que el futuro papá del bebé no iba a llegar para el nacimiento. Tenía la sensación de que eso pasaría, pero aún tenía esperanzas. Me envió un correo electrónico disculpándose por no poder venir. Traté de asegurarle que estaba bien, pero la verdad es que ambos estábamos tristes y decepcionados. Pero ya había decidido desde el principio que sacaría lo mejor de cualquier situación que se presentara.

 

La idea de una cesárea era difícil de imaginar ya que todos mis hijos nacieron de forma natural y con bastante facilidad. Lo desconocido generalmente causa miedo o ansiedad, así que me alegré de que Shannon, una vez más, me hablara y calmara mis nervios. La otra preocupación que tenía era que solo me dejarían llegar a las 34 semanas antes de hacer la cesárea. Me preocupaba que no estuviera listo el bebé, si sus pulmones se habrían desarrollado lo suficiente, qué obstáculos tendría que superar, ¿estaría bien? Entonces sólo recé. En algún momento, te das cuenta de que no está en tus manos, así que simplemente lo dejé en manos de Dios.

 

Para mi sorpresa, ¡Baby J nació con un peso de 5 libras! ¡No podía creer lo grande que era! Y requirió muy poca ayuda. El personal médico no podía creer que solo tuviera 34 semanas de gestación. Tuve la suerte de visitar al Bebé J a menudo en la Unidad de Neonatos durante su estancia de 3 semanas en el hospital.

 

Baby J fue dado de alta con Carol y una familia de acogida que fue muy amable con su papá y con todos nosotros. Enviaron fotos a diario,incluso varias veces al día. Pude verlo ir creciendo fuerte y sano.. Cuando su papá finalmente pudo llegar a California, nos reunimos todos para que finalmente pudiera ver a papá e hijo unidos. Estaba tan triste por él porque se perdió los primeros dos meses de vida de su hijo, pero verlo sonriendo mientras sostenía a su hijo…no hay palabras para describir ese momento.

 

Me complace informar que papá e hijo están ahora en casa y se unen a la madre y la hermana de Baby J. Todavía estoy recibiendo fotos y el amor que veo entre todos ellos y Baby J es increíble. Claramente, finalmente está donde debe estar.

 

Nota de Carol: Annette, muchas gracias por compartir tu historia con nosotros y con el mundo. Tu gestación tuvo muchos giros y vueltas inesperadas y lo manejaste de forma maravillosa. Estoy y siempre estaré asombrada y orgullosa de ti y de tu hermosa familia. Besos y abrazos.

 

Deja una respuesta