Embarazada durante COVID-19; La historia de Annette Parte 1

Annette tuvo la amabilidad de permitirnos entrevistarla acerca de lo que supone estar embarazada y dar a luz durante el momento más crítico del COVID-19 y, si eso no fuera suficiente, manejar además una complicación del embarazo llamada Vasa Previa.

 

Esta es la primera parte de un artículo que le dará al lector una idea de lo que hace a esta chica, Annete, tan especial como realmente es::

 

Había visto como mi mejor amiga y su marido habían luchado por tener un hijo en los últimos años. Me acerqué a ellos y les ofrecí mi ayuda. ¡Pero entonces ocurrió un milagro: 6 hermanos necesitaban un hogar, por lo que pasaron de una familia de 2 a ser 8 en una sola noche! Por tanto su familia estaba completa. Pero para mí, el sentimiento de querer ayudar a alguien seguía muy presente en mi corazón. Después  conocí a Yolanda, una compañera de trabajo, y ella acababa de iniciar un proceso de gestación subrogada para ayudar a una pareja. Estaba intrigada y pregunté y rápidamente me emocioné al saber que ésta era la manera en que podía ayudar a una familia a crecer. ¡Al poco tiempo, ya estaba aprobada médicamente para ser una gestante subrogada! Randi me habló de un padre soltero que quería darle a su hija un hermano. Soy madre soltera, así que entendí perfectamente sus razones.

 

Conocer al futuro papá fue muy agradable. Parecía un hombre agradable y agradecido. Inmediatamente me sentí cómoda con él mientras hablaba de su hija y la vida en España. También compartió conmigo que ya había tenido 2 intentos fallidos con otra gestante subrogada y que este era su último embrión. Tengo que admitir que estaba muy nerviosa. No quería que volviera a experimentar otro intento sin éxito. Cuando llegué a la clínica para la transferencia de embriones, estaba nerviosa ¡Por mi mente pasaban un montón de ideas! Pero luego vi a Shannon en la cita y ella me tranquilizó de inmediato. Me explicó el proceso con tanto detalle que mis temores desaparecieron. Por supuesto, la espera de de dos semanas para hacer la prueba de embarazo la viví como si hubieran sido dos meses, pero no importó. ¡La prueba fue positiva!

 

Decidí en ese momento que solo pensaría en positivo. Iba a alejar las preocupaciones, porque podría salvar cualquier obstáculo que se me presentara. La primera ecografía con el latido del corazón del bebé fue increíble. Es impresionante lo que se puede ver y escuchar en una ecografía de tan poco tiempo de embarazo. El futuro padre pudo estar presente por videollamada en cada ecografía y ver a su hijo crecer. Compartir esos momentos con él por Skype no tuvo precio.

Deja una respuesta