Historia de la Subrogación de Samantha

¿Quién es?

Cuando conocí a la Pareja de Samantha, supe quien iba a ser su Mamá Subrogada. La similitud en la personalidad de estas dos mujeres era extraña. ¡Y sus esposos conectaron también al instante! En su encuentro inicial, Chris les llevó a cenar fuera y después de varias horas ella se excusó para volver a casa. Este grupo había tenido mucha diversión y ella estaba segura de que no se iba a acabar pronto. ¡Y no se acabó! La diversión continuó por muchos, muchos meses. No me di cuenta hasta tarde de que otra similitud que tenían las dos chicas ¡era su voz! Siempre me equivocaba. “¿Sam?” “No, soy Pam” y viceversa. Así que siempre tenía que preguntar “¿quién es?” ¡Y entonces, por un momento me preguntaba si me estaban tomando el pelo!

Los buenos momentos continuaron y antes de que nos diéramos cuenta diciembre se nos echó encima. Como estábamos cerca de la fecha prevista, el 18 de Diciembre, la Pareja y sus familias se volvieron muy ansiosas por la llegada del niño. La hermana de Pam y su madre decidieron salir y esperar al parto fuese en el momento que fuese?..¿si?. Pues, no. Como la fecha pasó y la Navidad se iba acercando, la gran familia tuvo que volver a casa y esperar las noticias del nacimiento por teléfono. Estábamos seguros de que estaríamos en el hospital en Navidad, pero ese día también pasó. Finalmente, dejamos de imaginarnos cuando ocurriría el parto y nos resignamos a que fuese inducido al final de la semana. Hablamos el Día de Navidad y Samantha me dijo que estaba decepcionada porque hubiera querido llamar a todo el mundo en las primeras horas de la mañana para anunciar que el parto había empezado. Bien, en las primeras horas de la mañana del 26 de Diciembre, tuve una llamada de Samantha diciendo “¿¿Adivinas qué??” ¡No lo podía creer! Parecía tan excitada al teléfono, pero no parecía que estuviese teniendo muchos dolores de parto así que pensé que tenía mucho tiempo para ir al hospital en San Diego. Me di una ducha, me arreglé el pelo (¡sabía que habría una cámara!) y, cuando estaba conduciendo hacia San Diego, tuve una llamada del esposo de Samantha, Tristan, preguntándome dónde me encontraba porque Samantha estaba intentando desesperadamente no dar a luz sin mi. Otra vez estaba conmocionada, no sólo porque el parto había comenzado por sí mismo sino porque ¡se desarrollaba más rápido que cualquier otro parto anterior!. No es necesario decir que corrí hacia el hospital, aparqué en el lugar de emergencia para médicos en el parking y corrí escaleras arriba. Con solo pocos minutos de sobra, llegué a tiempo de captar en el film la intensa emoción de la experiencia del parto. Todavía asoman lagrimas en mis ojos cuando pienso en ese día o miro las imágenes.

Finalmente, el 26 de Diciembre, ¡Chase Maxwell nació pesando exactamente 9lbs!